Los investigadores que analizan el crimen perpetrado esta mañana en un colegio judío de Toulouse, en el que han muerto un profesor, sus dos hijos y otro alumno, han llegado a la conclusión de que la motocicleta empleada en el asesinato de esta mañana, una Yamaha T-Max, fue robada antes del asesinato de un militar el pasado 11 de marzo en esta misma localidad y habría sido empleada tanto en ese crimen, como en el del centro escolar y en el homicidio de dos militares en Montauban, según ha informado el diario ‘Le Parisien’.

El rotativo galo ha indicado que los investigadores han averiguado que la moto fue robada en Toulouse antes del asesinato de un militar del 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas del Ejército con sede en Toulouse perpetrado el pasado 11 de marzo.

El vehículo habría sido empleado en ese asesinato, en el posterior de dos militares en Montauban y en el de esta mañana en un colegio judío. El primer crimen estuvo marcado precisamente por una motocicleta, la que el militar asesinado pretendía vender al autor de los disparos, tras haber quedado ambos vía Internet.

Los investigadores han averiguado además que el arma utilizada para asesinar a un profesor y tres alumnos de una escuela judía de Toulouse es la misma que la que sirvió para matar a los tres militares, todos ellos de origen magrebí.

El autor de los disparos del colegio judío tenía dos armas y el calibre de una de ellas era 11,43 milímetros, el mismo que el del arma que se usó para matar a dos soldados en esa misma ciudad el pasado 11 de marzo y a otro más en Montauban el jueves pasado.

La Policía investiga a tres militares neonazis

Fuentes policiales consultadas por el diario ‘Le Point’ han informado además de que se ha abierto una línea de investigación que apunta a tres militares franceses de tendencia neonazi. Los tres saltaron a la fama en 2008, cuando la prensa gala publicó una fotografía de tres miembros del 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas de Montauban ante una bandera con una cruz gamada y haciendo el saludo nazi. Según las fuentes consultadas por ‘Le Point’, el perfil de los tres se corresponde con el de los responsables de los últimos tiroteos en Toulouse y Montauban: hombre musculoso, con tatuajes y vestido de negro.

Un militar, Jamel Benserhir, ahora fuera del Ejército, denunció a sus superiores a estros tres soldados por sus tendencias neonazis y fue entonces cuando fue hallada la fotografía, que fue publicada en el diario regional ‘La Dépêche du Midi’ y en el semanario humorístico ‘Le Canard Enchaîné’.

Tras la denuncia de Benserhir, el comandante del 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas, Michel Esparsa, presentó una denuncia contra los tres soldados, que admitieron los hechos y fueron “severamente castigados”.

Además del ataque contra la escuela judía, en los últimos días se han producido tres asesinatos de militares en la zona, todos ellos franceses de origen magrebí. Otro militar de origen caribeño también ha resultado herido, lo que confirmaría el carácter racista de estos crímenes.

“Caza al hombre”

Miles de policías trabajan ya en la captura del responsable del tiroteo, según ha informado el diario ‘Le Parisien’ citando fuentes policiales.

En concreto, habrían sido movilizados todos los efectivos de la Dirección Central de la Policía Judicial en París y su región y también miembros de la Dirección Central de Inteligencia Interior. La totalidad de las direcciones de la Policía y de la Gendarmería y de las Compañías Republicanas de Seguridad han sido alertados, ha explicado la fuente.

Un miembro del gabinete del ministro del Interior ha explicado que se trata de una “gigantesca caza al hombre” y que en ella trabajan también especialistas en perfiles psicológicos y expertos en búsquedas en Internet.

Fuente: El Confidencial http://rss.feedsportal.com/c/32483/f/480388/s/1d954d56/l/0L0Selconfidencial0N0Cmundo0C20A120C0A30C190Cla0Emoto0Eusada0Een0Eel0Ecrimen0Edel0Ecolegio0Ejudio0Ees0Erobada0Ey0Ehabria0Esido0Eutilizada0Een0Elos0Edos0Easesinatos0Eprevios0E94621/story01.htm