Los compañeros más fieles, perros y gatos en su mayoría, también disfrutan de las vacaciones de sus propietarios, y por ello suelen acompañarles durante los viajes en verano.

Para ello, los dueños deben tomar precauciones a la hora de transportar los animales dentro del coche.

Como si fueran un gremlin, las mascotas no deben comer 12 horas antes de viajar en el coche, ya que en caso de hacerlo podría marearse y vomitar en el interior. Asimismo, como la biodramina para el hombre, existen pastillas antimareo para las mascotas.

También deben estirar las piernas, por lo que es necesario hacer altos en el camino y de paso hacer sus necesidades. Antes de entrar, es recomendable darles de beber agua. Asimismo, para minimizar las paradas, es recomendable que haga sus necesidades antes de iniciar la ruta.

El tamaño de las mascotas también debe tenerse en consideración, ya que no es lo mismo un gato que un perro, por lo que el transportín, en caso de que sea necesario, debe adecuarse a sus necesidades.

La DGT insta a colocar esta jaula en un lugar adecuado, en el suelo o entre los asientos traseros, para evitar que se mueva durante el trayecto y minimice el riesgo en caso de colisión. Asimismo, hay que evitar que el transportín se sitúe en el asiento del copiloto.

Si la jaula es más grande, podría anclarse con los cinturones de seguridad. En caso de llevar al animal suelto, la seguridad en caso de colisión diminuiría, por lo que el perro sería lanzado como un proyectil hacia adelante.

Fuente: inter http://intereconomia.com/tendencias/viajes/viajar-las-mascotas-20160729-1754