El holandés Robin van Persie volvió a demostrar este sábado que es uno de los jugadores más inspirados de la liga inglesa al marcar los dos goles que dieron la victoria al Arsenal sobre el Liverpool en Anfield (1-2). El partido estuvo marcado por el inicio de la segunda parte en donde el español Mikel Arteta permaneció varios minutos estirado sobre el terreno de juego después de chocar de forma accidental con el inglés Jordan HendersonEl jugador se retiró en camilla y con oxígeno y fue trasladado al hospital para seguir realizándole más pruebas.  

El internacional holandés, Van Persie, máximo goleador de la Premier con 25 goles, equilibró el marcador en la primera parte después de que el Liverpool se adelantara con un tanto en propia meta del defensa francés Laurent Koscielny y sentenció el encuentro en el descuento con una demostración de talento, al controlar en el área un pase lejano y rematar fuera del alcance del español Pepe Reina.

Los tres puntos sirven al Arsenal para asentarse en la cuarta posición de la tabla, que da acceso a la Liga e Campeones, cuando quedan 11 jornadas de campeonato, mientras que el Liverpool debe conformarse con mirar hacia arriba desde el séptimo puesto para vislumbrar unas posiciones europeas que, por el momento, quedan lejanas.

Tras unos primeros minutos de dominio local, el Arsenal se asentó esta tarde sobre el césped de Anfield y se hizo con el control del balón, si bien fue precisamente entonces cuando los “reds” encontraron su mejor oportunidad para ponerse por delante.

El uruguayo Luís Suárez cayó dentro del área y el árbitro señaló una pena máxima que el holandés Dirk Kuyt ejecutó con un disparo potente a la izquierda de la portería de Wojciech Szczesny.

El joven guardameta polaco, sin embargo, intuyó la dirección del balón y detuvo el tiro para, acto seguido, lanzarse al otro extremo de la portería y bloquear de nuevo el remate de Kuyt, que había acudido al rechace.

A pesar de que Szczesny parecía encontrarse en estado de gracia esta tarde, su intuición no sirvió para prever, tres minutos después, un remate a puerta por error de su propia defensa.

El centrocampista inglés Jordan Henderson lanzó un centro a media altura desde la derecha para encontrar a sus compañeros que llegaban por el centro, pero el defensa del Arsenal Laurent Koscielny se interpuso en la trayectoria del esférico y terminó rematando en su propia meta un balón que llegó a la red rozando el palo.

Los “gunners”, que se han acostumbrado esta temporada a comenzar muchos encuentros por detrás en el marcador, no se amedrentaron tras el golpe de suerte de los locales, y en apenas ocho minutos hicieron valer el talento de su estrella.

A la media hora de juego, el francés Bacary Sagna llegó hasta el lateral del área de Reina por la derecha y trazó un centro que Van Persie conectó con la cabeza en el primer palo, adelantándose a los defensas del Liverpool.

El inicio de la segunda parte estuvo marcado por la retirada del terreno de juego en camilla del español Mikel Arteta, que permaneció durante varios minutos estirado sobre la hierba mientras la atendían los servicios médicos, con un preocupado Luís Suárez a su lado, después de chocar accidentalmente con el inglés Jordan Henderson en el centro del campo.

El español se encontraba consciente y en buen estado tras ser retirado del terreno de juego con una conmoción producida por un golpe en la mandíbula, si bien fue trasladado a un hospital para realizarle más pruebas médicas, según informó el club a la cadena británica Sky.

Arropados por las gradas de Anfield, los locales volvieron a encerrar en su campo al Arsenal durante algunos tramos del segundo tiempo.

Los de Wenger se ordenaban de nuevo cerca de su área y se dedicaban a retener los ataques del Liverpool, que en contadas ocasiones llegaban a inquietar a Szczesny gracias al trabajo defensivo de los “gunners”.

En el descuento, cuando Wenger y Dalslish comenzaban a calcular cómo quedaban sus equipos en la tabla tras lograr un solo punto esta tarde, volvió a aparecer Van Persie para decantar el duelo del lado visitante.

En una demostración de su talento, el holandés, máximo goleador de la liga inglesa, controló en el interior del área un larguísimo pase de Alex Song desde el centro del campo para, casi sin transición, rematar con potencia un balón pegado al palo que Reina apenas pudo advertir hasta que estuvo en el fondo de la red.

Fuente: El Confidencial http://rss.feedsportal.com/c/32483/f/480388/s/1d1e98f6/l/0L0Selconfidencial0N0Cdeportes0Cfutbol0C20A120C0A30C0A30Carteta0Eda0Eel0Esusto0Een0Eanfield0Een0Ela0Evictoria0Ea0Edomicilio0Edel0Earsenal0E93691/story01.htm