En menos de cinco años el Ejército de Rusia tendrá suficiente fuerza para derrotar a los militares de Estados Unidos si estallase una hipotética guerra en Europa, según apunta Loren Thompson, analista de seguridad nacional norteamericano, en la revista ‘Forbes’ y como recoge RT.

La hipótesis de una guerra entre ambas naciones será “sobre todo un espectáculo del ejército”. Y el motivo sería “por el control de grandes extensiones de terreno con pocos impedimentos geográficos para el avance rápido”, remarca.

“La derrota en una guerra como esta reformaría drásticamente el equilibrio geopolítico en Europa y reduciría la influencia de EE.UU. allí a su nivel más bajo desde antes de la Segunda Guerra Mundial”, señala.

“El Ejército estadounidense actualmente está en posición perdedora”, explica Thompson, que añade cinco razones que argumentarían esto:

1. La geografía favorece a Rusia

La región se encuentra más lejos de “los principales puntos de entrada mediante los cuales las fuerzas terrestres estadounidenses llegarían a Europa, y habría semanas de retrasos logísticos en conseguir que la maquinaria pesada llegara al frente”.

Por su parte, Europa se encuentra entre mares a los cuales se puede entrar a través de estrechos puntos de acceso, por lo que “Rusia podría ejercer fácilmente el dominio militar sobre el mar Báltico y el mar Negro desde sus bases cercanas”. “Moscú podría alcanzar sus objetivos antes de que lleguen las fuerzas de Estados Unidos”, apunta Thompson.

2. El Ejército norteamericano está en un estado “lamentable”

“El Ejército estadounidense es muy deficiente en unidades de defensa antiaérea, guerra electrónica, potencia de fuego de precisión y vehículos debidamente protegidos”, explica el analista.

3. Gran parte de la fuerza conjunta sería dejada de lado

La geografía de la región obstaculizaría el desembarco de las tropas. Además, las bases rusas en el enclave báltico de Kaliningrado y en el puerto de Sebastopol, en el mar Negro, harían que “sea peligroso introducir los buques de guerra de Estados Unidos” en ambos mares.

Además, sería muy difícil para la Fuerza Aérea estadounidense, ya que podría ser expulsada de los cielos de Europa por las defensas aéreas rusas “que se extienden sobre la totalidad de los estados del Báltico, la mayor parte de Polonia y la mayor parte de Ucrania”. En este contexto, Thompson menciona la novedosa arma del Ejército ruso: el sistema móvil de defensa antiaérea S-400 Triumf.

4. Los aliados de la OTAN no están comprometidos

Hay dudas de que la mayoría de los aliados de la Alianza Atlántica se presente al combate en los flancos orientales de Europa. “Aparte del reto logístico de llegar allí, la disposición de los ciudadanos de Europa Occidental para defender a sus vecinos del Este parece débil en las encuestas de opinión”, sentencia Thompson. Añade que el Tratado de la Alianza “no obliga en realidad a brindar apoyo militar a una agresión”.

5. Washington no quiere arriesgarse contra una potencia nuclear

Washington, en una supuesta guerra, se negaría a atacar las bases militares o fuerzas en el territorio ruso por no arriesgarse a una respuesta nuclear por parte de Moscú. Esto se debería a que su doctrina militar le da la posibilidad de recurrir a armas nucleares en circunstancias en que los intereses supremos del Estado estén en riesgo.

“La conclusión es que Rusia podría ganar una guerra rápida en Europa del Este, si se enfrenta a un oponente que no está bien posicionado, como el Ejército de EE.UU. a día de hoy”, apunta Thompson.

 

Fuente: inter http://intereconomia.com/internacional/5-razones-las-ee-uu-seria-derrotado-rusia-20160919-2215