Mercados

Los bajos tipos de interés ponen en jaque al seguro europeo

La nueva era de tipos bajo cero en Europa es maná para empresas y particulares endeudados, especialmente para los del sur del continente, pero para las aseguradoras de los países del norte es un auténtico quebradero de cabeza.

El país de la Unión Europea que está más afectado por un escenario a la japonesa –un largo periodo de bajos tipos de interés– es Alemania. Según los cálculos realizados por el regulador comunitario de los seguros (Eiopa), las compañías de vida alemanas verán reducirse un 21% sus fondos propios en caso de que la deuda pública siga ofreciendo rentabilidades cercanas a 0%, lo que abocaría a muchas de ellas a la quiebra. En el caso de las suecas o las austriacas, el impacto será del algo más de un 17%.

Hubo firmas que ofrecían rendimientos del 6% que ahora no se pueden alcanzar

“En países del norte de Europa se formalizaron contratos de seguros de vida que garantizan rentabilidades anuales al tomador de un 6%, e incluso más”, explica Álvaro Urrutia director en el área de Financial Risk Management de KPMG en España. “Para asumir esos compromisos, a las aseguradoras les ha bastado hasta ahora con comprar deuda pública, que ha venido pagando tipos de interés muy altos, pero ahora esos contratos generan pérdidas a las compañías porque han comprometido una rentabilidad que no pueden conseguir en el mercado sin asumir riesgos”.

El caso español

Los nubarrones que se ciernen sobre la industria aseguradora del norte de Europa apenas preocupan al sector asegurador español. Desde hace tres lustros, la Dirección General de Seguros (DGS) impuso a las compañías que cuando comercializaran seguros de vida casaran los compromisos de rentabilidades y desembolsos futuros con inversiones en activos con rendimientos acordes y, sobre todo, una duración similar a la del contrato. Este casamiento (o macheo) –de los compromisos contractuales con los activos que los cubren– hacen que la política monetaria de Mario Draghi apenas afecten al sector.

En España el 53% de los compromisos de pago en seguros de vida tienen inmunización financiera

“El impacto de un escenario prolongado de tipos bajos vendrá más por el nuevo negocio, puesto que no podrán ofrecer al cliente rentabilidades atractivas, más que por los compromisos ya adquiridos”, apunta Urrutia.

De acuerdo con la memoria de 2013 de la DGS (la última disponible), más del 54% de los compromisos de pago en los seguros de vida suscritos en España tienen “inmunización financiera”, por lo que no les afectarán los bajos tipos. Del resto, una buena parte son pólizas emitidas en los últimos 10 años, que ofrecen una rentabilidad revisada semestralmente, por lo que también quedarán a salvo.

“Gracias al buen hacer de la DGS, el único problema con el que tenemos que lidiar es con las colas estadísticas en los seguros de vida, aquellas pólizas en las que el tomador vive más de lo que preveían los cálculos actuariales, pero es un problema marginal”, apunta el consejero delegado de una importante compañía.

La presidenta de la patronal (Unespa), Pilar González de Frutos, apuntaba recientemente que el impacto que de un escenario japonés sobre el seguro español sería de los más bajos de Europa. “Estaríamos relativamente cómodos”.

Advertencias desde el FMI
y la agencia Moodys

M. M. M.

Los problemas que atraviesen las aseguradoras europeas debido a un periodo prolongado de bajos de tipos de interés preocupan a muchos observadores. En su último Informe de Estabilidad Financiera, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló este asunto como uno de los tres mayores desafíos que afrontan los mercados financieros.

El organismo con sede en Washington alertaba de que las compañías de pequeño y mediano tamaño eran las más vulnerables, y que muchas de ellas afrontaban un “alto riesgo” de quiebra.

También la agencia de calificación crediticia Moody’s ha puesto el énfasis en este tema. En un informe divulgado el 4 de febrero sobre el sector asegurador alemán apuntaba que “los bajos tipos de interés y la nueva política monetaria del BCE añade más presión para la solvencia y la rentabilidad del sector en los próximos meses”. Una de las consecuencias será una fuerte reducción de los dividendos abonados a sus accionistas, para poder liberar fondos con los que recapitalizarse.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463087f5/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A40C30A0Cmercados0C1430A40A0A30A10I25790A80Bhtml/story01.htm

Bruselas baraja ya un ‘default’ parcial en Grecia

Tanto Grecia como el Eurogrupo (ministros de Economía de la zona euro) aseguraron hoy que el clima de las negociaciones ha mejorado tras la bronca de hace 15 días en Riga. Las posiciones se han acercado en materia de IVA, donde el Eurogrupo se conforma ahora con una reforma para aumentar la recaudación sin exigir incrementos en productos de primera necesidad. Atenas se negó ayer de nuevo a recortar las pensiones o rebajar los derechos laborales. La resistencia numantina de Grecia en ambas materias obliga a la zona euro a buscar escenarios alternativos, entre los que no se descarta ni un referéndum ni un posible impago de deuda sin salir del euro

Acuerdo total

En este escenario, cada vez más complicado, las dos partes lograrían un acuerdo antes del 30 de junio sobre la conclusión del segundo rescate, lo que permitiría entregar a Grecia, a fondo perdido, 1.900 millones de euros de beneficios del programa de compra de deuda, más 1.800 millones en préstamos del fondo de rescate y una parte del remanente del FMI.

Acuerdo parcial

Es uno de los escenarios que busca Atenas, con un pacto sobre alguna de las reformas pendientes (como en materia laboral o reforma del IVA) y un compromiso para negociar un programa de reconstrucción nacional (en la terminología de Atenas) o tercer rescate (en la del Eurogrupo). El acuerdo parcial permitiría liberar por tramos los 1.900 millones de euros a fondo perdido y los 1.800 millones en préstamos. El BCE también podría autorizar a los bancos griegos a comprar más letras del Tesoro para facilitar la refinanciación de la deuda. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, admitió ayer que una entrega parcial del rescate es posible.

Impago al FMI o al BCE

Era un escenario impensable hace unos meses pero gana enteros por momentos. “Para algunos países, sería la solución ideal para que el gobierno griego despierte y se dé cuenta de a qué se expone”, señalaban ayer fuentes del Eurogrupo, desesperadas ante lo que consideran “inmovilismo de Atenas”. El Gobierno griego, por ahora, descarta esa posibilidad. Y ayer se apresuró a pagar, 24 horas antes de que venciera el plazo, 750 millones de euros de deuda con el FMI. El próximo mes, sin embargo, los vencimientos con Washington superan los 1.000 millones de euros. Y en julio y agosto, se acumulan vencimientos con el BCE por un total de 6.700 millones de euros. El verano será por tanto el momento más difícil para que Grecia haga frente a sus pagos.

De hecho, el ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, ha admitido este lunes que la liquidez es un “problema terriblemente urgente” para el Gobierno de Syriza y ha reclamado un acuerdo con la troika que permita desbloquear el último tramo de 7.200 millones del rescate como muy tarde “en un par de semanas”.

Atenas debe pagar mañana 750 millones al FMI, y otros 1.500 en junio

“Seré franco. La cuestión de la liquidez es un problema terriblemente urgente. Lo sabe todo el mundo. No nos escondamos y pretendamos lo contrario”, ha dicho Varoufakis en rueda de prensa al término de la reunión del Eurogrupo. “Desde la perspectiva de los plazos a los que nos enfrentamos, estamos hablando del próximo par de semanas”, ha avisado.

Bloqueo y corralito


KOSTAS TSIRONIS (REUTERS)

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis.

La falta de acuerdo antes del 30 de junio podría dejar a Grecia a merced de un fuga de depósitos, como la que empezó a sufrir a principios de año hasta que el día 20 de febrero se acordó la prórroga del rescate durante cuatro meses. Si la incertidumbre se repite, el gobierno griego podría verse obligado a imponer controles de movimientos de capital (corralito) para evitar la fuga de depósitos y la quiebra de sus principales bancos. Daniel Gros, del Centre for European Policy Studies, propone como alternativa al corralito tradicional un impuesto disuasorio y decreciente para la retirada de depósitos o la salida de capital del país. A su juicio, evitaría la estampida sin imponer restricciones que a larga resultan muy difíciles de levantar (dos años en Chipre, siete años en Islandia…)

Bloqueo y referéndum

Es otro escenario que gana peso y que ayer fue avalado por el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. “Si el gobierno griego piensa que debe celebrar un referéndum, adelante, háganlo”, señaló Schäuble al reunirse con su colega griego, Yanis Varoufakis, antes de la cita del Eurogrupo. El gobierno de Alexis Tsipras no descarta la convocatoria de esa consulta, pero sólo como vía de escape si las negociaciones desembocan en un acuerdo muy alejado de sus promesas electorales. El riesgo, para Atenas, es que la votación se convierta en un referéndum sobre la continuidad o no de Grecia en la zona euro. Berlín ya ha advertido que el Grexit no es su opción preferida, pero que no le temblará el pulso si hay que expulsar de la zona euro a Atenas.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463257c1/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C143132890A50I0A49620A0Bhtml/story01.htm

Bankia abre sus cajeros al turista chino

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/46361115/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C14313656660I6958340Bhtml/story01.htm

Las dudas sobre Grecia paralizan al Ibex

Las Bolsas europeas comienzan la semana recelosas ante la reunión del Eurogrupo donde nadie espera un acuerdo definitivo entre Grecia y sus acreedores. Después de la fuerte subida que lograron el viernes, los índices se han movido muy poco durante buena parte de la sesión. El Ibex, por ejemplo, no ha llegado a caer más de tres décimas porcentuales en ningún momento del día, pero tampoco ha subido más de un 0,4%. Solo al final los inversores se han decantado tímidamente por las compras y el Ibex avanza al cierre un exiguo 0,18% hasta los 11.445,8 puntos.

Abengoa, con un ascenso del 6,39% tras anunciar la venta de activos a su filial Avengoa Yield por 614 millones de euros, ha sido la mejor compañía del día en el selectivo español. Le siguen Sacyr, que sube un 3,71%, y OHL, que se revaloriza un 1,78%. La mayoría de los miembros del índice han cerrado con ascensos. Por el contrario, Mapfre, que se deja un 0,8%, ha sido el peor valor de la sesión. También anotan números rojos Inditex (-0,43%) y BBVA (-0,43%). En el resto de Bolsas europeas, sin embargo, el día se ha saldado con leves caídas, bastante más pronunciadas en el caso del Cac francés, que se ha visto penalizado por el castigo del mercado a Airbus después del accidente de este fin de semana en Sevilla. La Bolsa de París cae al cierre un 1,8%, afectada también por la fuerte revalorización de los días previos y el choque contra resistencias técnicas.

Parece claro que algo ha cambiado en el sentir del mercado. La semana pasada, por primera vez en cuatro meses, los fondos de inversión de Bolsa europea registraron salidas de flujos por 1.500 millones de dólares, según datos de Citi. Desde que el BCE puso en marcha el programa de compra de estímulos, el dinero no había dejado de entrar en la renta variable del Viejo Continente. Sin embargo, las Bolsas permanecen ahora indecisas a la espera de nuevas referencias y con la espada de Damocles de Grecia. Está por ver si es solo un tiempo muerto en los parqués o hay algo más de fondo, opción que de momento descartan los expertos, que consideran que la tendencia sigue siendo alcista en las Bolsas.

El país heleno ha devuelto hoy al FMI, con un día de adelanto respecto a lo que estaba previsto, 750 millones de euros del rescate. Una noticia que relaja en parte las tensiones en torno a las necesidades de liquidez de Grecia. El mercado sigue debatiendo sobre los posibles escenarios futuros en caso de que no se alcance un acuerdo, con el Grexit como la hipótesis más dañina, auque también la menos probable. Hoy, el Washington Post ha publicado una información según la cual el FMI estaría ya preparando un plan de contingencia ante un posible impago de Grecia, sobre todo por la exposición de los bancos de países como Bulgaria.

De momento, el sector financiero griego ha vuelto a vivir un día de fuertes descensos en Bolsa causados por la incertidumbre sobre las negociaciones entre el Gobierno heleno y sus acreedores. El Ase desciende un 2,51%, lastrado sobre todo por los descensos de los bancos, cuya situación es muy precaria, ya que su única vía de financiación es la línea de liquidez de emergencia del BCE (ELA, por sus siglas en inglés). En parte, esta debilidad de la banca griega ha frenado el avance bursátil del resto del sector financiero europeo, que tan solo sube un 0,3% en la sesión.

Un panel informativo muestra el índice DAX 30- EFE

En Wall Street, la apertura de sesión ha dejado la misma falta de claridad de ideas que en los parqués del Viejo Continente. El Dow Jones de industriales y el selectivo SP cotizan con una caída de una décima porcentual, mientras que el Nasdaq tecnológico se mueve plano. A la espera de que esta semana se publiquen nuevas referencias macroeconómicas, el mercado estudia el sólido dato de empleo publicado el viernes. Una buena noticia porque muestra que el frenazo de la economía estadounidense en el primer trimestre fue pasajero, pero también un factor que puede generar nerviosismo en las Bolsas porque allanaría el camino a una subida de tipos en Estados Unidos.

En el mercado de deuda, las órdenes de venta han vuelto a imponerse, mientras los inversores no han terminado de quitarse el susto del cuerpo por el repentino movimiento de la semana pasada, cuando se registraron bruscas ventas de bonos soberanos europeos. El interés del bono español a diez años sube hoy hasta el 1,74% y el del bund asciende hasta el 0,6%, lo que deja la prima de riesgo en los 114 puntos básicos. La mayor subida de la rentabilidad (inversa al precio) es la de la deuda griega. El interés de su bono a diez años avanza al 10,92%.

Desde el departamento de análisis de Bankinter creen que los últimos movimientos en el mercado de renta fija deben servir como un aviso del incremento de la volatilidad. Con todo, piensan que “atravesamos un momento de corrección excesiva en bonos que se superará porque el BCE seguirá comprándolos”. Como cada lunes, el organismo presidido por Mario Draghi ha presentado hoy su balance del plan de compra de deuda. En los dos primeros meses del QE, el banco central ha adquirido bonos públicos por valor de 108.709 millones de euros.

Por lo demás, otros dos bancos centrales han sido hoy noticia: el de China, que ha vuelto a bajar los tipos de interés por tercera vez desde noviembre para intentar relanzar el crecimiento de la segunda economía mundial, y el de Inglaterra, que en su primera reunión después de la victoria electoral de David Cameron, ha decidido mantener invariables el precio del dinero y su plan de estímulos, tal y como esperaba el mercado.

El día ha dejado caídas del euro, que se deprecia hasta los 1,115 dólares, y del petróleo. El barril de crudo Brent desciende un 1,3% hasta los 64,5 dólares.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/46313f72/sc/3/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C14313252960I70A82170Bhtml/story01.htm

Grecia paga 750 millones al FMI con un día de adelanto

Grecia ha pagado por adelanto al FMI. El país heleno debía devolver mañana 750 millones de euros de un tramo del rescate al país y, según dos fuentes del Gobierno griego citadas por la agencia Reuters, Atenas se ha adelantado. En los últimos días han aumentado los rumores sobre las necesidades urgentes de liquidez del país, por lo que este pago relaja las tensiones sobre un posible default de Grecia, escenario para el que ya se prepara el FMI, según The Wall Street Journal.

En paralelo a este pago de Atenas, hoy se celebra una reunión del Eurogrupo. Estas son las claves del encuentro.

¿Qué se negocia hoy; están más cerca de un acuerdo?

Grecia llega al Eurogrupo sin concretar del todo la lista de recortes y ajustes que le exigen los socios de la zona euro desde hace cuatro meses. Atenas se había comprometido a presentar ese listado en el marco del acuerdo para prorrogar el rescate hasta el 30 de junio. Pero la fecha final se acerca sin que el Gobierno de Syriza cumpla las exigencias planteadas por las instituciones de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI). Los acreedores pactaron en febrero la prórroga del rescate, pero antes debían aprobar dar el visto bueno a las medidas presentadas por Atenas. Y los planes del Ejecutivo de Syriza no son los que exige la troika.

¿Han mejorado las negociaciones tras la remodelación del equipo griego?

La presión sobre Grecia se redobló en la última reunión del Eurogrupo (celebrada en Riga), donde los ministros abroncaron a su colega griego, Yanis Varufakis, por la falta de avances en las negociaciones. Desde entonces, según fuentes comunitarias, los contactos han sido más fluidos, mejora que atribuyen, en gran parte, al relevo del equipo técnico griego, que ha dejado de depender directamente de Varufakis para estar a las órdenes del vicepresidente, Yanis Dragasakis.

“En realidad”, señala una fuente europea, “las negociaciones han empezado hace diez días, porque antes lo único que se hizo fue perder el tiempo”. Sin embargo, el nuevo clima entre los técnicos no se ha traducido por ahora en ningún avance significativo a nivel político. “Estamos muy lejos de poder decir que hay un acuerdo a la vista”, confiesa una fuente que participa en las negociaciones.

Las negociaciones han empezado hace diez días, porque antes lo único que se hizo fue perder el tiempo

¿Qué decisiones está tomando Atenas?

Atenas parece haber suavizado el desafío en las formas, pero lo mantiene sobre el fondo. Y mientras Varufakis y su primer ministro, Alexis Tsipras, repiten un día sí y otro también lo cerca que se está del pacto, su Gobierno sigue adoptando medidas que quebrantan el espíritu del acuerdo del 20 de febrero (sobre la prórroga del rescate) o contravienen lo pactado por Gobiernos anteriores con la troika.

Atenas se había comprometido a consultar con la troika cualquier medida con impacto presupuestario. Pero la semana pasada anunció la recontratación de personal despedido sin esperar la opinión de Bruselas. Días antes anunció la reapertura de la televisión pública, cerrada por la gran coalición (populares y socialistas) aduciendo motivos presupuestarios. Y el Gobierno de Syriza también ha seguido adelante con la ley para frenar desahucios, a pesar de las objeciones de Bruselas.


KOSTAS TSIRONIS (REUTERS)

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis.

¿Cuál es la postura alemana?

La zona euro ha encajado los desaires griegos, consciente de que la ruptura, podría desencadenar una tormenta financiera, pero tampoco ha modificados sus posiciones. Ahora bien, la postura de Merkel de intentar mantener a Grecia en el euro (o, al menos, de no provocar su salida) también tiene oposición dentro de Alemania, empezando por el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaueble, que no esconde su irritación con Alexis Tsipras, o el parlmaentario Alexander Radwan, que ha declarado públicamente que el euro sería más fuerte sin Grecia.

Atenas debe pagar mañana 750 millones al FMI, y otros 1.500 en junio

¿Tiene tiempo Grecia, cuáles son los plazos?

El regateo se prevé largo. La prórroga del rescate, de cuatro meses, se pactó en febrero, y expira poco antes de julio. Hay una cumbre europea prevista para el 25 y 26 de junio. Grecia probablemente apueste por apurar los plazos y elevar la discusión al máximo nivel político. Otra cuestión es cuánto tiempo puede aguantar Atenas el pulso, que no es mucho. En lo que queda de 2015 los pagos previstos a los acreedores suman 12.000 millones, cifra fuera del alcance de Atenas que, en todo caso, está intentan estirar el dinero al máximo. Incluso ha forzado a los ayuntamientos a depositar su liquidez en cuentas del Banco Central para conseguir más margen. En todo caso, también en este aspecto el mes de junio será clave.

Hoy, Grecia ha pagado 750 millones al FMI, pero tiene pendientes otros 1.500 distribuidos en varios pagos en junio, antes de afrontar en julio (ya fuera del plazo del rescate) otros 3.490 millones al BCE. Además, tiene vencimientos de letras tanto este mes como el que viene, si bien hasta el momento el Gobierno ha conseguido financiar estos vencimientos con nuevas emisiones.

¿Qué papel juega el BCE?

Tiene la llave de la liquidez para la banca griega, los préstamos de emergencia ELA que el banco puede ampliar, o restringir, prácticamente a voluntad, en función de los progresos de las negociaciones. Si el BCE cierra el grifo apretaría las tuercas a Atenas, si bien arriesgándose a un riesgo de pánico bancario que condujese al corralito y una posible ruptura del euro. Pero posiblemente ni el BCE ni nadie quiera pasar a la historia como el responsable de la quiebra del euro.

¿Y el FMI?

La relación del FMI con el Eurogrupo y el BCE, ya deteriorada desde hace unos años, es aún más complicada hoy: el FMI solo puede prestar dinero a países solventes, y las cuentas de Grecia, con una deuda del 174% del PIB, no son un indicador de solvencia. El fondo dijo en la reunión de Riga que la reestructuración de la deuda es imprescindible, pero Europa es más inflexible en este aspecto, si bien podría considerar una modificación del calendario de pagos o de los intereses. En todo caso, la premura de las negociaciones de la prórroga del rescate hace que estos asuntos estén en un segundo plano.

¿Puede romperse la baraja?

No debería; para todas las partes en conflicto una salida de Grecia del euro sería un histórico fracaso político y, muy probablemente, una catástrofe económica. Hasta ahora, los desencuentros en la mesa de negociaciones han sido aliviados tras los contactos bilaterales entre Tsipras y Merkel. Para apaciguar a algunos socios, Grecia parece ahora dispuesta a contemplar ciertas medidas de reforma laboral y en materia de pensiones, aunque no tan drásticas como exige la troika. Las instituciones, por su parte, parecen rendirse ante la imposibilidad de lograr que Atenas suba otra vez el IVA de productos básicos.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463257c1/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C143132890A50I0A49620A0Bhtml/story01.htm

La gobernanza, el CEO, el ‘chairman’ y demás cargos

BBVA sorprendió el lunes pasado con un cambio radical de su organigrama. La salida de Ángel Cano como consejero delegado del grupo solo fue una pieza destacada del giro que experimentó la formación de la nueva cúpula del banco. Seis salidas, la desaparición del comité de dirección y la incorporación al organigrama de 11 directivos (varios de ellos no saben hablar castellano) lleno de interrogantes al mercado, que pese a ello, decidió no alterar el valor de la acción.

Pero si esta revolución llamó la atención, su justificación más. Francisco González decidió dar un golpe de timón al banco con un auténtico cambio organizativo para intentar liderar la banca digital en el mundo, según reza la carta que envió el banquero a los más de 108.000 empleados de la entidad. Es su gran transformación tecnológica, el gran sueño de González desde principios de siglo.

El banquero, de 70 años de edad, ya intentó convertir a BBVA en un banco totalmente diferente hace algo más de una década y comenzó la venta de coches, apartamentos, joyas, cacerolas…Además, instaló en algunas oficinas que su tamaño y clientes lo mereciesen un corner para tomar café. Era su sello personal de lo que tenía que ser un banco, algo mucho más completo que no solo un lugar para captar depósitos y vender créditos.

Francisco González es el ChairmanCEO de BBVA, es decir, presidente y consejero delegado

La idea poco a poco fue perdiendo fuelle, hasta que ya casi se ha olvidado. Pero su idea del banco del Siglo XXI incluía, por supuesto, la tecnología como palanca de crecimiento del banco que González ha tenido siempre en su cabeza. El banco del futuro. Y como casi todos los visionarios hay que experimentar. Prueba y error.

Hay que recordar que el primer banco que comenzó a operar por teléfono con sello español tiene sus orígenes en Argentaria, esa banca pública que Francisco González presidió y donde inició su carrera como banquero. Era Uno-e, que compitió en el tiempo con otro banco también online, Openbank, de Santander.

Carlos Torres, es PresidentCOO (chief operating officer)” de BBVA

Ahora llega el momento de la digitalización para FG. Cree que es el momento idóneo para dar el salto y que no se le adelante ninguna otra entidad. Su proyecto, piensa, fue el primero. Ya habló de ello en 2003, y ya ha llovido desde entonces.

Y dicho y hecho, de la noche a la mañana, y sin previo aviso a los que fueron durante la crisis financiera parte destacada de los tripulantes del buque, González convence al consejo de administración para que todo el organigrama del grupo (o lo que es lo mismo, todos los dirigentes del banco) gire alrededor de la tecnología.

Ana Botín es Group Executive Chairman del Banco Santader

El tiempo dirá si era o no el momento adecuado para abordar este giro de timón. Pero lo cierto es que si se analiza con profundidad el organigrama todo el entramado tecnológico se asienta en el mismo pilar, el negocio tradicional bancario que lleva ahora Vicente Rodero, responsable ahora de todas las franquicias del grupo (España, EE UU, México y el resto de los países). Rodero, ejecutivo que ha aumentado sus responsabilidades, tiene ahora varios frentes abiertos, el primero dirigir este entramado desde México. La superdivisión de Rodero aporta más del 70% del negocio del grupo.

El otro gran protagonista de la cuenta de resultados del banco es Juan Asúa, responsable de banca mayorista, y que acapara el otro cerca del 20% al 30% del negocio. Ellos, y sobre todo Rodero, son los que tienen que levantar una cuenta de resultados de todo el grupo aún muy debilitada por la falta de músculo comercial y que tiene por delante dos o tres años de travesía bajo unos tipos de interés casi a cero. Uno de los escenarios más temidos por la banca, explican varios expertos financieros.

La nueva composición del organigrama tiene otras lecturas. Y es, según recalcan varias fuentes, el protagonismo que tiene en él la figura del presidente. “Es cierto que en BBVA González ha sido un presidente ejecutivo, pero parece que ahora se podía haber aprovechado para reducir su personalismo, por lo menos visiblemente”, explica un colega de otra entidad europea que prefiere mantenerse en el anonimato.

José Antonio Álvarez es el CEO de Banco Santander

Otra fuente insiste en lo mismo, pero con otros argumentos. “La gobernanza en los bancos se ha convertido en algo fundamental. Es una auténtica obsesión de los supervisores. Y cada vez son más partidarios de separar la figura de presidente, que debe ser el que presida los consejos de administración, y la de consejero delegado, que es el que debe llevar el día a día. La misión de un CEO es atender las necesidades del cliente. El mercado pide cada vez más separar ambos cargos. Y en BBVA González es ChairmanCEO, es decir, presidente y consejero delegado, y el número dos del banco, Carlos Torres, es PresidentCOO (chief operating officer)”, subraya un analista financiero.

El directivo de un destacado fondo de inversión internacional añade otra explicación más. “En Banco Santander, Ana Botín es Group Executive Chairman y el CEO es José Antonio Álvarez. Así figura en el organigrama. La nomenclatura es diferente, aunque en la práctica puede que el reparto de funciones sea igual que en BBVA”.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463087f8/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C10A0Cmercados0C14312732640I5316290Bhtml/story01.htm

El Ibex se pone nervioso con Grecia

El Ibex 35 empieza la semana con la vista puesta de nuevo en Grecia. Después de la fuerte subida del viernes (más de un 2%) y de cerrar con un alza acumulada del 0,35% en la semana, regresa la preocupación por las negociaciones entre Atenas y sus acreedores para lograr un acuerdo sobre la reestructuración de la deuda. El tiempo avanza, no hay pacto a la vista y, aunque la negociación parece que ha cogido algo más de ritmo, aún no se perciben avances notables. 

El Eurogrupo se reúne hoy y analizará el estado de las conversaciones entre los acreedores y Atenas. Los inversores, que no esperan hoy ningún acuerdo, sí estarán pendientes del tono de los socios europeos para dilucidar si es posible un acuerdo antes de julio, que es cuando acaba la prolongación del rescate. También pesará en la negociación el pago de 750 millones de euros que Grecia tendrá que desembolsar el martes al FMI.

Según publica hoy The Wall Street Journal, el FMI estaría preparando un plan de contingencia ante una eventual salida de Grecia del euro. En concreto, el organismo presidido por Christine Lagarde estaría trabajando con las autoridades de países como Bulgaria, cuyo sistema financiero está muy expuesto a la banca griega, para preparse ante el Grexit.

Con este panorama, los inversores respiran hondo y optan por tomarse un respiro. El Ibex cotiza plano, con una leve subida del 0,1%. La prudencia se impone después de la ganancias de la ultima sesión, cuando se conoció la contundente victoria conservadora en Reino Unido y los mercados lo celebraron por todo lo alto.

Una vez pasada la fiesta británica, más vale mostrar cautela. Ni siquiera la decisión del Banco Popular de China de bajar tipos de interés un cuarto de punto parece ser aliciente suficente para los mercados europeos. El banco central ha anunciado un recorte de 0,25 puntos porcentuales de los tipos para los depósitos y préstamos nacionales, hasta el 5,1% y el 2,25 %, un nuevo esfuerzo de la autoridad monetaria por inyectar estímulos en la economía china ante las “crecientes presiones a la baja”, según el banco central. En la Bolsa de Tokio sí se ha aplaudido la decisión y el índice Nikkei ha cerrado con una subida del 1,25%.

Un panel informativo muestra el índice DAX 30- EFE

En el mercado de deuda, se mantienen las tensiones provocadas por la marcha de los inversores que tomaron posiciones antes de que el BCE iniciara su programa de compra de activos y ahora realizan beneficios. La rentabilidad el bono español a 10 años está en el 1,68% mientras que la prima de riesgo está en 115 puntos básicos. El martes, el Tesoro prevé adjudicar letras a seis y 12 meses: en la última subasta en las letras a un año, el interés marginal fue del 0,10%, el menor de la serie histórica, y en las letras a seis meses fue del 0%, con lo que el tipo medio fue negativo del 0,02 %.

En el mercado de divisas, el euro cae un 0,48% hasta los 1,11 dólares. La libra sigue firma y gana otro 0,4% (a 1,38 dólares)tras la contundente victoria de David Cameron en las elecciones generales.

El petróleo sube un 0,14% hasta los 65,4 dólares por barril.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/46313f72/sc/3/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C14313252960I70A82170Bhtml/story01.htm

Grecia y la zona euro se juegan (otra vez) su futuro en el Eurogrupo de hoy

¿Qué se negocia hoy; están más cerca de un acuerdo?

Grecia llega al Eurogrupo sin concretar del todo la lista de recortes y ajustes que le exigen los socios de la zona euro desde hace cuatro meses. Atenas se había comprometido a presentar ese listado en el marco del acuerdo para prorrogar el rescate hasta el 30 de junio. Pero la fecha final se acerca sin que el Gobierno de Syriza cumpla las exigencias planteadas por las instituciones de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI). Los acreedores pactaron en febrero la prórroga del rescate, pero antes debían aprobar dar el visto bueno a las medidas presentadas por Atenas. Y los planes del Ejecutivo de Syriza no son los que exige la troika.

¿Han mejorado las negociaciones tras la remodelación del equipo griego?

La presión sobre Grecia se redobló en la última reunión del Eurogrupo (celebrada en Riga), donde los ministros abroncaron a su colega griego, Yanis Varufakis, por la falta de avances en las negociaciones. Desde entonces, según fuentes comunitarias, los contactos han sido más fluidos, mejora que atribuyen, en gran parte, al relevo del equipo técnico griego, que ha dejado de depender directamente de Varufakis para estar a las órdenes del vicepresidente, Yanis Dragasakis.

“En realidad”, señala una fuente europea, “las negociaciones han empezado hace diez días, porque antes lo único que se hizo fue perder el tiempo”. Sin embargo, el nuevo clima entre los técnicos no se ha traducido por ahora en ningún avance significativo a nivel político. “Estamos muy lejos de poder decir que hay un acuerdo a la vista”, confiesa una fuente que participa en las negociaciones.

¿Qué decisiones está tomando Atenas?

Atenas parece haber suavizado el desafío en las formas, pero lo mantiene sobre el fondo. Y mientras Varufakis y su primer ministro, Alexis Tsipras, repiten un día sí y otro también lo cerca que se está del pacto, su Gobierno sigue adoptando medidas que quebrantan el espíritu del acuerdo del 20 de febrero (sobre la prórroga del rescate) o contravienen lo pactado por Gobiernos anteriores con la troika.

Las negociaciones han empezado hace diez días, porque antes lo único que se hizo fue perder el tiempo

Atenas se había comprometido a consultar con la troika cualquier medida con impacto presupuestario. Pero la semana pasada anunció la recontratación de personal despedido sin esperar la opinión de Bruselas. Días antes anunció la reapertura de la televisión pública, cerrada por la gran coalición (populares y socialistas) aduciendo motivos presupuestarios. Y el Gobierno de Syriza también ha seguido adelante con la ley para frenar desahucios, a pesar de las objeciones de Bruselas.

¿Cuál es la postura alemana?

La zona euro ha encajado los desaires griegos, consciente de que la ruptura, podría desencadenar una tormenta financiera, pero tampoco ha modificados sus posiciones. Ahora bien, la postura de Merkel de intentar mantener a Grecia en el euro (o, al menos, de no provocar su salida) también tiene oposición dentro de Alemania, empezando por el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaueble, que no esconde su irritación con Alexis Tsipras, o el parlmaentario Alexander Radwan, que ha declarado públicamente que el euro sería más fuerte sin Grecia.


KOSTAS TSIRONIS (REUTERS)

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis.

¿Tiene tiempo Grecia, cuáles son los plazos?

El regateo se prevé largo. La prórroga del rescate, de cuatro meses, se pactó en febrero, y expira poco antes de julio. Hay una cumbre europea prevista para el 25 y 26 de junio. Grecia probablemente apueste por apurar los plazos y elevar la discusión al máximo nivel político. Otra cuestión es cuánto tiempo puede aguantar Atenas el pulso, que no es mucho. En lo que queda de 2015 los pagos previstos a los acreedores suman 12.000 millones, cifra fuera del alcance de Atenas que, en todo caso, está intentan estirar el dinero al máximo. Incluso ha forzado a los ayuntamientos a depositar su liquidez en cuentas del Banco Central para conseguir más margen. En todo caso, también en este aspecto el mes de junio será clave.

Atenas debe pagar mañana 750 millones al FMI, y otros 1.500 en junio

Mañana Grecia tiene que pagar 750 millones al FMI, y otros 1.500 distribuidos en varios pagos en junio, antes de afrontar en julio (ya fuera del plazo del rescate) otros 3.490 millones al BCE. Además, tiene vencimientos de letras tanto este mes como el que viene, si bien hasta el momento el Gobierno ha conseguido financiar estos vencimientos con nuevas emisiones.

¿Qué papel juega el BCE?

Tiene la llave de la liquidez para la banca griega, los préstamos de emergencia ELA que el banco puede ampliar, o restringir, prácticamente a voluntad, en función de los progresos de las negociaciones. Si el BCE cierra el grifo apretaría las tuercas a Atenas, si bien arriesgándose a un riesgo de pánico bancario que condujese al corralito y una posible ruptura del euro. Pero posiblemente ni el BCE ni nadie quiera pasar a la historia como el responsable de la quiebra del euro.

¿Y el FMI?

La relación del FMI con el Eurogrupo y el BCE, ya deteriorada desde hace unos años, es aún más complicada hoy: el FMI solo puede prestar dinero a países solventes, y las cuentas de Grecia, con una deuda del 174% del PIB, no son un indicador de solvencia. El fondo dijo en la reunión de Riga que la reestructuración de la deuda es imprescindible, pero Europa es más inflexible en este aspecto, si bien podría considerar una modificación del calendario de pagos o de los intereses. En todo caso, la premura de las negociaciones de la prórroga del rescate hace que estos asuntos estén en un segundo plano.

¿Puede romperse la baraja?

No debería; para todas las partes en conflicto una salida de Grecia del euro sería un histórico fracaso político y, muy probablemente, una catástrofe económica. Hasta ahora, los desencuentros en la mesa de negociaciones han sido aliviados tras los contactos bilaterales entre Tsipras y Merkel. Para apaciguar a algunos socios, Grecia parece ahora dispuesta a contemplar ciertas medidas de reforma laboral y en materia de pensiones, aunque no tan drásticas como exige la troika. Las instituciones, por su parte, parecen rendirse ante la imposibilidad de lograr que Atenas suba otra vez el IVA de productos básicos.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463257c1/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C110Cmercados0C143132890A50I0A49620A0Bhtml/story01.htm

La banca ahorra 4.100 millones en depósitos en un año

La abrupta bajada de tipos de interés, prácticamente al cero desde septiembre del pasado año, cuando el BCE los dejó en el 0,05%, ha planteado a las entidades financieras un duro escenario para la gestión de su negocio. Los bancos tienen en contra el gran elemento que les permite ganar dinero, el cobro de intereses por los créditos que conceden, aún escasos después de un traumático pinchazo de la burbuja inmobiliaria y de una demanda limitada, restringida de forma inevitable por la elevada tasa de desempleo. Además, el descenso de los tipos de interés también se traslada, aunque no sea en la misma magnitud, al precio que aplican en sus créditos los bancos, que logran a su vez una financiación más barata. El elemento positivo de la caída de tipos está sin embargo en el ahorro que están logrando los bancos con el abaratamiento de sus depósitos.

Según cálculos de AFI, los bancos españoles han logrado en un año un ahorro gracias a la menor remuneración de sus depósitos de 4.100 millones de euros, después de que el tipo de interés al que se paga el saldo vivo de este producto de ahorro haya descendido del 2,42% de finales de 2013 al 1,7% un año después. El ahorro ha proseguido en lo que va de año puesto que el tipo medio ponderado al que se remunera el saldo de los depósitos a plazo a hogares se situó en el mes de marzo en el 1,23%, según los últimos datos del Banco de España.

Caída en picado de rentabilidades

El descenso en las rentabilidades del conjunto del saldo es obvio después de que quedaran atrás los años de intensa rivalidad por captar depósitos, especialmente entre los años 2010 y 2013. Los bancos ofrecían entonces imposiciones a plazo a un interés a un año de hasta el 4%, en un claro esfuerzo por captar así la liquidez que se les negaba los cauces tradicionales, el mercado interbancario y el de capitales a través de las emisiones de deuda.

La situación se ha dado la vuelta por completo y con los bancos ya sin apuros de liquidez y bajo la presión de unos tipos de interés prácticamente al cero, la rentabilidad de los nuevos depósitos ha caído a mínimos. Así, el tipo medio que se paga en la nueva producción de depósitos a los particulares es del 0,49%, según datos de marzo del Banco de España. Una cifra que contrasta con el 1,23% que pagaban de media los bancos un año atrás y del 2,83% de media a cierre del año 2012.

Márgenes estables

La rentabilidad que se ofrece a los ahorradores en los depósitos ha caído en picado. Y también ha descendido la rentabilidad del crédito, siguiendo la estela de los tipos e interés. Aun así, la banca está logrando mantener su margen de clientes en un entorno tan adverso para el negocio bancario tradicional.

El margen de clientes de la banca española quedó al cierre del primer trimestre en el 2,05%, apenas sin cambios desde el 2,08% de cierre de 2014, año en que este indicador logró una recuperación significativa desde el 1,76% de 2013, de acuerdo con datos recopilados por AFI.

Este margen de clientes resulta de una rentabilidad del crédito en el 2,75% y un coste de los depósitos del 0,70%. Ambos indicadores han descendido respecto al cierre de 2014, cuando la rentabilidad del crédito fue del 3,08% y el coste de los depósitos, del 0,99%, lo que refleja que la banca se ha esforzado en gestionar la tendencia a la baja que pesa sobre ambas variables. El sector reconoce que el entorno actual de tipos de interés rozando el cero –y sin que se vaya a salir de zona de mínimos en el medio plazo– es un grave condicionante para la mejora de la rentabilidad, el gran objetivo una vez completado el saneamiento del balance.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463087f0/sc/2/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C0A80Cmercados0C143110A73170I2973970Bhtml/story01.htm

En búsqueda de rendimientos

Nos hemos visto con Chris Bullock, gestor de deuda corporativa de Henderson, en varias ocasiones y en una de las últimas, justamente ahora hace dos años, discutíamos los dilemas que acechaban a los bonos corporativos europeos tras cuatro años consecutivos de jugosas plusvalías y un año 2012 de rentabilidades estelares.

Estos dilemas eran principalmente por un lado la compresión de las rentabilidades que empujaba a los inversores a moverse progresivamente a calidades de bonos inferiores y por otro el riesgo de duración que una subida de tipos podría acarrear. Curiosamente, dos años después dichos dilemas a los que se enfrentan gestores e inversores no sólo continúan estando de plena actualidad sino que se han intensificado hasta un punto que nadie ha sido capaz de anticipar. Como dice los anglosajones navegamos por aguas inexploradas.

Efectivamente, Chris Bullock nos destaca como cerca de tres trillones de euros de bonos en Europa se encuentran ya ofreciendo rentabilidades negativas en estos momentos. Las deudas públicas de los países centrales europeos ya proporcionan rendimientos negativos para todos los plazos cortos y medios y en cascada los bonos de mayor riesgo como los de países periféricos o la deuda corporativa de calidad siguen reduciendo sus rentabilidades hasta niveles cercanos a cero.

Según la visión del señor Bullock la tendencia puede continuar al calor de las políticas expansivas del Banco Central Europeo (BCE) y deja a los inversores en busca de rendimientos en renta fija con pocas opciones. Por ello, a pesar de algunas turbulencias que ha vivido la clase de activo durante la segunda parte del año pasado y las dudas que le siguen atenazando, el gestor piensa que la atención volverá a la deuda corporativa de alto rendimiento o “high yield”.

Chris Bullock disfruta de una excelente posición para valorar la clase de activo ya que co-gestiona un fondo de deuda corporativa de alta calidad crediticia con un excelente desempeño de más de cinco años y que hemos cubierto en el pasado en estas páginas, un fondo de deuda corporativa global y por último un fondo de bonos europeos de alto rendimiento, el Henderson HF – Euro High Yield Bond Fund, que cumple ahora dos años y medio.

Además, como uno de los principales gestores de deuda europea de la casa, interactúa regularmente con los colegas de deuda norteamericana y deuda emergente de la casa. Su conclusión en estos momentos es que es difícil ver a corto plazo un escenario negativo para la deuda de alto rendimiento en euros gracias a la política expansiva del BCE, la tímida pero clara recuperación cíclica de la economía europea y las dinámicas del mercado en términos de nuevas emisiones y demanda.

Sobre esto último el gestor destaca el extraordinario crecimiento del mercado de bonos corporativos de alto rendimiento en Europa en los últimos años y aunque todavía está lejos de la madurez y tamaño del norteamericano, el desarrollo de la financiación no bancaria por parte de muchas empresas europeas debiera seguir actuando de impulsor de este activo.

Así, existen ya más de 600 emisiones de bonos de alto rendimiento en Europa y también algunas compañías norteamericanas están acudiendo a este mercado. Otra derivada de este crecimiento es que se necesitan cada vez más recursos para analizar los diferentes emisores y emisiones y ahí Henderson tendría una ventaja al disfrutar de un relativamente amplio y estable equipo de analistas de crédito europeo de nueve personas que vienen desempeñando una excelente labor como puede constatarse en el comportamiento de fondo de deuda corporativa de grado inversión de la casa.

El fondo de alto rendimiento se gestiona de forma similar y la selección de bonos en base a un análisis detallado de cada uno individualmente es la principal fuente de rentabilidad relativa del mismo. El objetivo es superar en un 1% anual la rentabilidad del índice de BofA Merrill Lynch high yield europeo sin financieras y con un límite del 2% de peso máximo en cada emisión individual.

El comportamiento del fondo desde lanzamiento está siendo bueno en una categoría donde la divergencia entre los diferentes fondos es muy destacada. En lo que va de año la clase de activo viene teniendo un buen desempeño con los índices acumulando una rentabilidad cercana al 4% mientras que el fondo de Henderson se sitúa ya alrededor del 5,5%.

Un activo que obtiene dichas rentabilidades y donde el cupón medio a vencimiento se sitúa alrededor del 5% a un plazo de poco más de tres años lógicamente no puede estar exento de riesgos. Además del obvio, asociado a la baja calidad crediticia, que viene dada por el perfil y solidez de las compañías que emiten estos bonos discutimos con el señor Bullock el tema caliente de la liquidez de la clase de activo.

El señor Bullock no piensa que en caso de un escenario de aversión al riesgo de mercado este activo vaya a tener un comportamiento sensiblemente peor al de otros activos de riesgo. En cualquier caso reconoce la validez de las discusiones alrededor de si una clase de activo que se negocia OTC y que tiene una profundidad de mercado limitada como esta debiera ofrecer liquidez diaria o quizás fuera más razonable o realista una frecuencia inferior.

El relativamente reducido tamaño del fondo en estos momentos (alrededor de 125 millones de euros) y su diversificación (más de 100 posiciones en bonos) hace que en este caso particular el riesgo de liquidez sea menor. Sin duda, una opción interesante a considerar en esta categoría.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/463087fd/sc/26/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A50C0A10Cmercados0C1430A4762440I820A0A920Bhtml/story01.htm

Go to Top