Mercados

De la amnistía parcial a la lista de morosos, tres años de medidas antifraude

0

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado hoy el mejor dato de recaudación de la lucha contra el fraude fiscal en un primer semestre, después de casi tres años de Legislatura en los que se han tomado medidas que han ido desde la amnistía parcial hasta la decisión de publicar la lista de morosos.

Con el objetivo de hacer aflorar dinero no declarado, el Gobierno aprobó en el marco de los presupuestos generales del Estado para 2012 un programa de regularización de activos ocultos que establecía un gravamen especial del 10 % para todas las rentas que salieran a la luz.

El gravamen era del 8 % para las empresas que aflorasen dividendos procedentes de fuente extranjera o rentas derivadas de la transmisión de participaciones.

El proceso estuvo abierto entre junio y noviembre de 2012, permitió que se declararan 40.000 millones de euros y supuso ingresos de 1.200 millones para las arcas del Estado, un 48 % de los 2.500 millones que el Gobierno esperaba recaudar.

La siguiente gran medida antifraude del Gobierno entró en vigor en octubre de 2012 y fue presentada por el Ejecutivo como la ley más ambiciosa contra el fraude fiscal de la democracia.

Conocida como ley antifraude, la nueva legislación contemplaba, entre otras cosas, la limitación de los pagos en efectivo a cantidades inferiores a 2.500 euros (15.000 euros cuando el pagador sea un particular no residente).

También la obligación de informar sobre cuentas, valores e inmuebles en el extranjero por valores superiores a 50.000 euros y el fin de la tributación por módulos para profesionales como albañiles, fontaneros o carpinteros.

La ley estableció sanciones por el incumplimiento de la obligación de información (5.000 euros por cada dato o conjunto de datos omitidos, con un mínimo de 10.000 euros) y endureció las previstas por resistirse u obstruir la inspección.

Asimismo, determinó que las rentas descubiertas no declaradas se imputarán al último periodo impositivo de entre los no prescritos.

En paralelo se llevó a cabo una modificación del Código Penal para incluir un nuevo subtipo de delito para las conductas más graves en el ámbito fiscal y contra la Seguridad Social, que pasaron a ser sancionadas con una pena máxima de seis años de cárcel y a prescribir en un plazo de diez años, frente a los cinco establecidos hasta entonces.

A principios de 2013 se puso en marcha dentro de la Agencia Tributaria (AEAT) una unidad especializada en fiscalidad internacional para estrechar la vigilancia sobre las multinacionales que utilizan las diferencias en las legislaciones nacionales para eludir el pago de impuestos en España.

Entre tanto, en los planes anuales de control tributario y aduanero se han ido fijando actuaciones preferentes, como el control de los arrendamientos no declarados de viviendas y locales, la persecución del uso de facturas falsas para pagar menos impuestos o el control de las operaciones con paraísos fiscales.

En el plan de 2014 se ha dado prioridad a las actuaciones de control para detectar situaciones de doble contabilidad o de ocultación parcial de la actividad en las empresas.

En abril de este año se ha aprobado una oferta extraordinaria de empleo público para reforzar la Agencia Tributaria, que incluye 166 plazas nuevas, además de las 72 previstas en la oferta de empleo público ordinaria, así como otras 627 plazas de promoción interna que se ofrecerán a funcionarios de Correos para que se integren en la AEAT en tareas de apoyo a los cuadros medios de la agencia.

En la reforma fiscal aprobada por le Gobierno en julio, y todavía en trámite parlamentario, se incluyen nuevas iniciativas como la publicación de una lista de morosos que incluirá a los defraudadores que tengan deudas con Hacienda o sanciones tributarias superiores al millón de euros.

Además, se ampliarán los plazos de la Inspección de Hacienda y se suspenderán en determinados casos.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0ec9f2/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A10Cmercados0C140A95725920I639420A0Bhtml/story01.htm

Segundo día de planicie en el Ibex a la espera de la reunión del BCE

0

Como el día de la marmota. Los mercados siguen a la espera de la reunión de pasado mañana del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE). Los inversores están paralizados, al igual que en la sesión de ayer, con muy poco movimiento en un mercado que debate los pasos que podría dar el organismo presidido por Mario Draghi en su encuentro del jueves. Mientras llega la esperada reunión, los datos macroeconómicos que se publican apenas son capaces de mover a las Bolsas. Hoy se ha sabido que la actividad del sector manufacturero creció en agosto al mayor ritmo en tres años. Con Wall Street prácticamente plano en su primera sesión de la semana tras permanecer cerrado ayer por festivo, las Bolsas europeas siguen guiadas por la cautela. El Ibex sube un 0,08% hasta los 10.755 puntos.

Las referencias macroeconómicas pasan a un segundo plano frente a las expectativas de acción del BCE, aunque estas han sido rebajadas por los expertos. Según la agencia Bloomberg, de las 55 casas de análisis que han dado su opinión sobre lo que hará el banco central en su reunión del jueves, solo cinco creen que acordará una nueva bajada de tipos. Los inversores se mantienen a la expectativa de aquel encuentro. Como destacan desde Link Securities, “hasta el jueves, los inversores en los mercados de valores europeos mantendrán una actitud de prudencia, lo que se dejará notar en la actividad en los mismos, que será reducida, y en el comportamiento de los índices, que esperamos entren en una pequeña fase de consolidación, moviéndose de forma lateral”. Así es como se están comportando los principales índices europeos. El Cac francés cede hoy un 0,1% y el Dax alemán sube un leve 0,25%.

Entre los datos publicados hoy está la cifra de paro del mes de agosto en España, que ha ido algo mejor de lo que esperaba el consenso de los analistas. También se han conocido los precios de producción en la zona euro, que cayeron un 0,1% en julio y un 1,1% en tasa interanual, justo lo esperado por los analistas. Al otro lado del Atlántico se han publicado los índices ISM y PMI de actividad del sector manufacturero. Este último, que se elabora mediante una encuesta a las principales empresas del país, se situó en los 57,9 puntos, algo por debajo de los 58 puntos que esperaba el mercado. La mayor sorpresa del día llegó con el índice ISM, que subió hasta los 59 puntos, muy por encima de los 57,1 puntos de julio y de los 56,8 que estimaban los analistas. Es el nivel más alto de este indicador desde marzo de 2011.

El dato del ISM manufacturero muestra la fortaleza de la economía estadounidense, pero los inversores no terminan de animarse por las subidas en Wall Street. Así, el selectivo SPdesciende apenas un 0,06%, por lo que mantiene por la mínima el histórico nivel de los 2.000 puntos; el Nasdaq tecnológico sube un 0,2% y el Dow Jones de industriales se deja un 0,07%.

En cuanto al conflicto ucraniano, el principal quebradero de cabeza para los mercados en las últimas semanas, hoy los inversores se debaten entre el optimismo por la reunión técnica entre representantes de ambas partes en Minsk con la OSCE como mediador y el pesimismo por el miedo a que se agrande la batalla comercial entre Rusia y la Unión Europea. Hoy, la futura alta representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Federica Mogherini, ha dicho en el Parlamento europeo que los 28 cerrarán el nuevo paquete de sanciones a Rusia antes de que acabe la semana. El Consejo Europeo decidió la semana pasada estudiar nuevas medidas de castigo contra Moscú si no cambia su postura respecto al conflicto ucraniano.

En el mercado secundario de deuda, la rentabilidad de la deuda soberana de los países europeos, que ha tocado en muchos casos mínimos históricos en las últimas sesiones, repunta ligeramente, también en guardia ante la próxima reunión del BCE. Así, el interés del bono español a diez años sube hasta el 2,27%, mientras que su homólogo alemán asciende hasta el 0,93%. Eso hace que la prima de riesgo española se sitúe en los 134 puntos básicos.

El euro, mientras, sigue cerca de perder el nivel de los 1,31 dólares, en zona de mínimos desde septiembre del año pasado. Una tendencia a la baja de la moneda única que, según los expertos, continuará en los próximos meses. En opinión de Enrique Díaz-Álvarez, director de estrategias de Ebury, “la gran divergencia entre evolución macroeconómica y políticas monetarias entre la euro zona y los EEUU continuarán presionando el euro a la baja los próximos meses, situándolo probablemente alrededor de los 1,27 dólares”.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0f3a21/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A96369630I3828750Bhtml/story01.htm

El riesgo sistémico, una realidad a considerar de cerca

0

La crisis ha traído a colación muchos conceptos financieros hasta ahora ignorados o, al menos, no tenidos en cuenta por parte del ciudadano, el inversor o incluso el regulador. Primas de riesgo, derivados, titulizaciones y burbujas financieras son conceptos que han estado en boca de todo el mundo, junto con otras realidades, difíciles de abarcar, como el riesgo sistémico, que como su nombre indica se trata del riesgo a un colapso generalizado del mercado. Aunque es una idea teóricamente simple de definir no lo es tanto delimitar qué abarca realmente, qué implicaciones tiene, qué factores contribuyen al mismo y sobre todo, cómo se puede medir y evitar.

La caída de Lehman Brothers en 2008 fue el detonante que alertó al mundo de la necesidad de controlar y regular este factor crucial. El porqué de que el gobierno estadounidense dejara caer al cuarto banco de inversión más grande del país es aún una incógnita sin resolver. Algunos piensan que fue un mensaje al mercado para que los empresarios no confiaran en el apoyo del gobierno y evitar así la proliferación de empresas no rentables, otros pensaron que Lehman no era demasiado grande como para generar un daño irreparable para la economía y hay quien considera que simplemente fue un error de la Fed. Fuera cual fuera el motivo, lo que está claro es que sus consecuencias fueron devastadoras y se siguen padeciendo a nivel global. A raíz de este hecho, se han acuñado conceptos variados como las Sifis (entidades demasiado grandes para caer) y muchos han sido los gobiernos que han rescatado a sus entidades más relevantes o a otras que no lo eran tanto, por miedo a que una crisis de confianza provocará un efecto contagio con repercusiones mucho mayores. El rescate de AIG en EE UU y el de Bankia en España son dos ejemplos al respecto. Ya todo el mundo es consciente de la presencia y relevancia del riesgo sistémico, por la fuerza de los acontecimientos, pero no tanto de los factores que han contribuido a incrementar su impacto. El abandono del patrón oro en 1973 permitió a los países mantener sus desequilibrios por cuenta corriente y, con ello, incrementar el riesgo sistémico a nivel global. Esta nueva realidad monetaria ha fomentado la subvención por parte de los gobiernos de ciertos sectores improductivos, el incremento del apalancamiento de una manera desorbitada de gobiernos y empresas y el desarrollo de estrechos vínculos entre las entidades financieras. Estos aspectos junto con la iliquidez de ciertos activos o la aparición de fuentes alternativas de financiación frente a otras tradicionales como los pagarés, entre otros, pesan negativamente en lo relativo al riesgo sistémico, que se ha incrementado en los últimos años. Tan solo factores como el incremento de productividad o el control de la inflación por parte de los bancos centrales, han influido positivamente sobre dicho riesgo pero sin ser capaces de variar la tendencia generalizada.

Ante esta realidad alarmante, el regulador se ha puesto manos a la obra. En Europa, Basilea III proporciona una nueva dimensión macroprudencial para hacer frente al riesgo de alteraciones del sistema financiero capaces de desestabilizar a la economía global. Junto con el refuerzo del capital de las entidades financieras, se trata de combatir el riesgo sistémico atacando dos grandes frentes: el primero, reducir la prociclicidad, es decir, la tendencia a amplificar los ciclos de la economía y, el segundo, tener en cuenta las interconexiones y exposiciones comunes entre instituciones financieras, especialmente las de importancia sistémica.

Sin embargo, es también tarea del inversor y, sobre todo, de los departamentos de riesgos de las diferentes entidades, medir y valorar el riesgo relativo al mercado. Hasta ahora, la mayoría de los modelos de gestión de riesgo se basaban en técnicas convencionales como las regresiones, que tratan de establecer comportamientos comunes entre dos variables. Sin embargo, el riesgo del sistema en su conjunto es absoluto, no relativo. No puede analizarse utilizando herramientas tradicionales. Algunos autores sugieren la posibilidad de establecer un sistema de scoring (puntuación) que sopese la magnitud y dirección de cada factor de riesgo sistémico y su impacto conjunto, otros sugieren la aplicación del modelo de Merton para cuantificar, en la medida de lo posible, el valor presente de la pérdida futura esperada o, lo que es lo mismo, la prima que deberíamos pagar para asegurar que no perderíamos nada. Sea cual sea el método elegido, la correlación entre entidades y activos se torna crucial y todos los agentes del sistema debemos tomar medidas al respecto para evitar, dentro de lo posible, que la próxima vez las consecuencias sean insalvables.

Ainhoa DÍez-Caballero es vicepresidenta de CFA Society Spain.

Ron Rimkus es director de contenidos, economía e inversiones alternativas de CFA Institute.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e155b64/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A96840A810I42690A80Bhtml/story01.htm

Los bonos corporativos, en racha

0

El escenario extraordinariamente bajista de los tipos de interés de la deuda, con mínimos históricos sucesivos en las últimas semanas y al borde de ser negativos, presenta un marco de financiación que las empresas no deben desperdiciar. Santander ha roto el fuego del nuevo curso con la emisión, cerrada ayer, de 1.500 millones en participaciones preferentes contingentemente convertibles en acciones ordinarias, las conocidas como cocos, a siete años y un interés del 6,25%. La ronda de encuentros con inversores en las principales plazas europeas para sondear el interés del mercado confirmó la demanda y Santander aprovecha así el buen momento que atraviesan los mercados de deuda para colocar esta emisión, la tercera del grupo de este tipo de instrumentos, tras las realizadas en marzo y mayo con elevada demanda del mercado.

Santander ha elegido un producto considerado por los expertos muy adecuado para reforzar el balance, ya que se convierten en acciones si la solvencia de la entidad se situara por debajo de un determinado nivel. Un seguro doblemente acertado en vísperas de los test de estrés que el BCE va a aplicar a la banca continental, con lo que no es descartable que otras entidades aprovechen la oportunidad del momento para seguir los mismos pasos que la entidad que el grupo presidido por Emilio Botín.

Pero no solo a los bancos se le abren aprovechables posibilidades de financiación, porque el atractivo de los bonos corporativos ha ganado incluso más enteros ahora que en la oleada de la primera parte del año. El espectacular entorno, con liquidez abundante y demanda generosa, es terreno abonado para este tipo de productos, bien correspondan a deuda soberana de los Estados o bien a bonos de corporaciones empresariales. Es por tanto una buena oportunidad no solo para obtener financiación destinada a nuevos proyectos, sino también para mejorar el estado de las cuentas con la optimización de los costes financieros, algo que siempre reciben con los brazos abiertos los mercados bursátiles.

Pero quien desee aprovechar para salir al mercado de deuda este momento de alta disponibilidad de los inversores no debe confiarse demasiado en el tiempo. Cierto es que hay ausencia de turbulencias, a pesar de que no faltan incertidumbres como las que llegan desde la situación política de Ucrania o del frenazo de la economía de Brasil, que relativizan la actual tranquilidad de los mercados. Porque no faltan potenciales incertidumbres exógenas que pueden complicar la reanudación de las emisiones, como ya ocurrió en algunos casos en julio. Y todo ello, siempre que el BCE no defraude las expectativas de los mercados este mismo jueves, aunque se quede una vez más sin adoptar medidas definitivas.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e155b66/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A9682970A0I72330A60Bhtml/story01.htm

Segundo día de planicie en el Ibex en la cuenta atrás para la reunión del BCE

0

Como el día de la marmota. Los mercados siguen a la espera de la reunión de pasado mañana del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE). Los inversores están paralizados, al igual que en la sesión de ayer, con muy poco movimiento en un mercado que debate los pasos que podría dar el organismo presidido por Mario Draghi en su encuentro del jueves. Mientras llega la esperada reunión, los datos macroeconómicos que se publican apenas son capaces de mover a las Bolsas. Hoy se ha sabido que la actividad del sector manufacturero creció en agosto al mayor ritmo en tres años. Con Wall Street prácticamente plano en su primera sesión de la semana tras permanecer cerrado ayer por festivo, las Bolsas europeas siguen guiadas por la cautela. El Ibex sube un 0,08% hasta los 10.755 puntos.

Las referencias macroeconómicas pasan a un segundo plano frente a las expectativas de acción del BCE, aunque estas han sido rebajadas por los expertos. Según la agencia Bloomberg, de las 55 casas de análisis que han dado su opinión sobre lo que hará el banco central en su reunión del jueves, solo cinco creen que acordará una nueva bajada de tipos. Los inversores se mantienen a la expectativa de aquel encuentro. Como destacan desde Link Securities, “hasta el jueves, los inversores en los mercados de valores europeos mantendrán una actitud de prudencia, lo que se dejará notar en la actividad en los mismos, que será reducida, y en el comportamiento de los índices, que esperamos entren en una pequeña fase de consolidación, moviéndose de forma lateral”. Así es como se están comportando los principales índices europeos. El Cac francés cede hoy un 0,1% y el Dax alemán sube un leve 0,25%.

Entre los datos publicados hoy está la cifra de paro del mes de agosto en España, que ha ido algo mejor de lo que esperaba el consenso de los analistas. También se han conocido los precios de producción en la zona euro, que cayeron un 0,1% en julio y un 1,1% en tasa interanual, justo lo esperado por los analistas. Al otro lado del Atlántico se han publicado los índices ISM y PMI de actividad del sector manufacturero. Este último, que se elabora mediante una encuesta a las principales empresas del país, se situó en los 57,9 puntos, algo por debajo de los 58 puntos que esperaba el mercado. La mayor sorpresa del día llegó con el índice ISM, que subió hasta los 59 puntos, muy por encima de los 57,1 puntos de julio y de los 56,8 que estimaban los analistas. Es el nivel más alto de este indicador desde marzo de 2011.

El dato del ISM manufacturero muestra la fortaleza de la economía estadounidense, pero los inversores no terminan de animarse por las subidas en Wall Street. Así, el selectivo SPdesciende apenas un 0,06%, por lo que mantiene por la mínima el histórico nivel de los 2.000 puntos; el Nasdaq tecnológico sube un 0,2% y el Dow Jones de industriales se deja un 0,07%.

En cuanto al conflicto ucraniano, el principal quebradero de cabeza para los mercados en las últimas semanas, hoy los inversores se debaten entre el optimismo por la reunión técnica entre representantes de ambas partes en Minsk con la OSCE como mediador y el pesimismo por el miedo a que se agrande la batalla comercial entre Rusia y la Unión Europea. Hoy, la futura alta representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Federica Mogherini, ha dicho en el Parlamento europeo que los 28 cerrarán el nuevo paquete de sanciones a Rusia antes de que acabe la semana. El Consejo Europeo decidió la semana pasada estudiar nuevas medidas de castigo contra Moscú si no cambia su postura respecto al conflicto ucraniano.

En el mercado secundario de deuda, la rentabilidad de la deuda soberana de los países europeos, que ha tocado en muchos casos mínimos históricos en las últimas sesiones, repunta ligeramente, también en guardia ante la próxima reunión del BCE. Así, el interés del bono español a diez años sube hasta el 2,27%, mientras que su homólogo alemán asciende hasta el 0,93%. Eso hace que la prima de riesgo española se sitúe en los 134 puntos básicos.

El euro, mientras, sigue cerca de perder el nivel de los 1,31 dólares, en zona de mínimos desde septiembre del año pasado. Una tendencia a la baja de la moneda única que, según los expertos, continuará en los próximos meses. En opinión de Enrique Díaz-Álvarez, director de estrategias de Ebury, “la gran divergencia entre evolución macroeconómica y políticas monetarias entre la euro zona y los EEUU continuarán presionando el euro a la baja los próximos meses, situándolo probablemente alrededor de los 1,27 dólares”.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0f3a21/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A96369630I3828750Bhtml/story01.htm

Santander coloca 1.500 millones de euros en cocos con un cupón del 6,25%

0

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0fe4ee/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A96425540I7928690Bhtml/story01.htm

La Bolsa desea que Draghi saque otra arma, ¿lo hará?

0

Una espera de tres días suena a demasiado prolongada en estos mercados donde máquinas programadas al efecto compran y venden acciones en pocas centésimas de segundo. Pero es el modo en el que están los mercados europeos. El Ibex se mueve al alza en torno al 0,5% y se lanza al ataque de los 10.800 puntos.

El día festivo de ayer en Wall Street contribuye a esta calma chicha, así como las dudas que despierta el BCE. Los analistas consideran que tiene motivos para actuar, pero resultaría extraño, y quizá precipitado, que Draghi tome nuevas medidas antes de activar las que anunció en mayo. Pero no hay consenso, y la mejor prueba de ello es la parálisis del mercado.

En este ambiente cualquier gesto suena a declaración de intenciones. Otra cosa es qué interpretación se le otorgue. Ayer, el presidente de Francia, François Hollande, y el máximo directivo del Banco Central Europeo realizaron un “un diagnóstico compartido” sobre la amenaza de deflación para la economía de la Unión Europea. Draghi le comunicó a Hollande que “todas las opciones” están abiertas en la compra de activos.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a 10 años se sitúa en el 2,26%; repunta ligeramente tras marcar niveles por debajo del 2,1% la semana pasada, pero aun así se mueve en niveles de minimos históricos. Su homólogo alemán, mientras, ofrece menos del 0,9%. Los miedos geopolíticos y la gran liquidez son las claves de que la deuda germana se sitúe en esos niveles y de que gran parte de las letras de los países de la zona euro, incluido España, ofrezcan rendimientos negativos.

Otro frente abierto y que los inversores siguen con temor es el de la tensión en Ucrania. Cierto optimismo reina ante la reunión de ambas partes en Minsk con mediación de la OSCE y Rusia, lo que aviva las expectativas de acuerdo entre Kiev y los separatistas prorrusos en Ucrania.

En el capítulo macroeconómico, a las 15.45 (hora española) se publicará el índice Markit definitivo de Estados Unidos en agosto. Este índice, tradicionalmente conocido como PMI, se elabora mediante una encuesta a las principales empresas del país y sus perspectivas sobre la marcha de la economía. Se espera que el índice se sitúe en 58 puntos, según los analistas consultados por Bloomberg. Además, a las 16.00 (hora española) se conocerá otro termómetro de la mayor economía del mundo, el ISM manufacturero, también del mes pasado. El mercado espera 57 puntos.

El euro, por su parte, continúa perforando mínimos. Hoy se sitúa en torno a 1,312 dólares, el mínimo en casi un año.

 

 

 

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0f3a21/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A96369630I3828750Bhtml/story01.htm

Santander confirma la emisión de ‘cocos’ por 2.500 millones de euros

0

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0fe4ee/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A20Cmercados0C140A96425540I7928690Bhtml/story01.htm

Competencia autoriza a Popular a comprar el negocio de Citi

0

 

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0c5a21/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A10Cmercados0C140A959430A70I3263160Bhtml/story01.htm

¿Qué opinan los analistas de la compra de Barclays por CaixaBank?

0

Ha adquirido una entidad en pérdidas desde 2011, en la que el volumen de créditos duplica al de depósitos y en la que los gastos se comen en 87% de los ingresos, pero lo ha hecho a un coste reducido. Los 800 millones de euros que pagará CaixaBank por la red minorista de Barclays son un precio que los analistas califican de razonable, a la vista de que supone pagar notablemente por debajo del valor en libros, cifrado en 1.700 millones de euros.

Es decir, a un ratio de 0,47 veces que va a generar un beneficio contable que la entidad bien podrá destinar a nuevos saneamientos o a fortalecer sus beneficios, tal y como ya sucedió con la compra de Banco de Valencia.

“La operación deja claramente una lectura positiva”, sostiene Juan Carlos Cuervo, analista de Espírito Santo. La acción apenas se resintió y CaixaBank cerró hoy con un alza del 0,15%.
La adquisición de Barclays no pilló por sorpresa al mercado, puesto que ya era conocido el interés de CaixaBank. Aunque sí llamó algo más la atención el hecho de que Barclays accediera a vender su división española a ese precio.

Con la adquisición, la entidad que preside Isidro Fainé consigue reforzar su posición en Madrid, ahora una de las plazas más disputadas por la banca. Y sin alterar demasiado la estructura del grupo. Con un volumen de 21.600 millones de euros, la incorporación de Barclays supondrá un aumento del 6% en el tamaño del grupo catalán, junto a un incremento del 5% en su red de oficinas y del 4% en el número de clientes minoristas.

La operación permitirá a CaixaBank desmarcarse del resto de bancos domésticos españoles al reforzar una de las áreas más preciadas en un momento de bajos tipos de interés como el actual, la del segmento de clientela de banca privada y personal. Aunque no sean el grueso de la clientela de Barclays ya que suman en conjunto 182.300 clientes, sobre un total de 550.000.

El principal objetivo de CaixaBank, según reconoció su consejero delegado Gonzalo Gortázar en la presentación a analistas, será cumplir con los objetivos de sinergias de costes y hacer así posible la previsión de que la operación ya resulte positiva para el beneficio por acción en el primer año y ofrezca en 2016 un retorno sobre la inversión de capital del 10%. El proceso exigirá unos costes de reestructuración de 300 millones de euros, tras lo que el ratio de eficiencia del grupo resultante quedará en el 57%. Mejorará en un punto desde el 58% actual, una vez obtenidas el 100% de las sinergias y después de encajar un negocio que arroja una tasa de eficiencia muy elevada del 87%.

La ejecutiva de CaixaBank no dio detalles sobre los futuros ajustes, que tampoco son prioritarios en opinión de algunos analistas. “No hay presión en el corto plazo para un ajuste de oficinas, los ratios de rentabilidad de CaixaBank son razonables por el momento”, sostiene Cuervo. 

Aun así, CaixaBank ofrece ahora al mercado una historia de reestructuración y de recorrido en ahorro de costes que puede dar atractivo al valor frente a sus competidores. El anuncio de la operación llega con el banco cotizando en línea con su valor en libros, a diferencia de la prima con la que cotizan Bankia –del 34% sobre valor en libros–, Santander –18,5%–, BBVA –21%– o Bankinter, el banco español más caro por valoración, puesto que cotiza con una prima del 58%. Por el contrario, Caixabank queda lejos del descuento del 20% que ofrece Popular, del 11% de Sabadell o del 27% de Liberbank, las entidades más baratas. Según el precio objetivo de consenso, CaixaBank tiene aún un potencial del 4,25% y un 50% de recomendaciones de compra.

Fuente: cincodias.com http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624600/s/3e0c5a18/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A90C0A10Cmercados0C140A95942540I1211720Bhtml/story01.htm

Go to Top